lunes, 30 de marzo de 2015

VASECTOMÍA


La vasectomía es un proceder quirúrgico usado habitualmente para poner fin a la fertilidad de la pareja. Es un método anticonceptivo definitivo usado en el hombre y consiste en la ligadura de los “conductos deferentes”, los cuales son los encargados de llevar los espermatozoides de los testículos a la uretra, para ser eyaculados y encontrarse con los óvulos de la mujer.
Así introduce el tema sobre vasectomía el doctor Ramiro Fragas Valdés, especialista de primer grado en Urología y máster en Sexualidad de la Clínica Central Cira Gar­cía, y profesor auxiliar de urología del  hospital universitario Comandante Ma­nuel Fa­jardo de La Habana.
—¿Es considerada un proceder sencillo? ¿Es reversible?
—Sí, es sencillo y también seguro. Es una cirugía menor realizada con anestesia local, ambulatoria (no necesita hospitalización). La duración del proceder es de unos 15 a 20 minutos y aunque teóricamente pudiera ser reversible, de forma habitual se usa como método anticonceptivo definitivo (irreversible).
—¿Después de la intervención, los es­permatozoides (las células que fecundan a la mujer) continúan produciéndose?
—Siguen produciéndose, pero al “ligar” los conductos deferentes y no poder vencer este obstáculo, el organismo los reabsorbe, se autodestruyen.
—¿Qué eyacula el hombre vasectomizado?
—La eyaculación mantiene las mismas características en cuanto al volumen y olor de su semen antes de la vasectomía, solo que no contendrá espermatozoides. Su contenido es solamente el que aporten las vesículas seminales, la próstata y otras glándulas accesorias de la uretra. La diferencia solo podrá ser apreciada en el estudio microscópico de este líquido.
—¿Esa operación podría disminuir el deseo y la satisfacción sexuales?... O in­crementarlos.
—La vasectomía no afecta el deseo, la excitación, la erección, el orgasmo ni la sa­tisfacción sexual en la mayoría de las parejas. Todo lo contrario, usualmente se ve aumentada porque desaparece el miedo al embarazo no deseado y las relaciones sexua­les son más placenteras.
—¿Hombres de cualquier edad se pueden hacer la vasectomía? ¿Qué requisitos demanda?
—Generalmente se realiza en hombres en edad reproductiva de más de 35 años, con dos o más hijos, que han decidido po­ner fin a su fertilidad. Es indispensable que den su consentimiento informado por es­crito, donde manifiesten su deseo de no tener más hijos y autorizan la realización de este proceder quirúrgico definitivo. Es posible valorar otras circunstancias que justifiquen esta operación en hombres más jóvenes, con pareja estable, que ya han planificado todos los hijos que han deseado tener y quieren poner fin a su etapa reproductiva, entre otras razones por tener una pareja que no tolera los anticonceptivos habituales y pudiera presentar algún riesgo preconcepcional (asmática, cardiópata, hipertensa, diabética), cuyo embarazo constituya un riesgo para ella o para el futuro bebé. Tam­bién cuando hay una enfermedad ge­nética que pudieran transmitir a su descendencia.
—¿Qué trastornos derivados de la ci­rugía suelen presentarse a corto o más largo plazo?
—Habitualmente la vasectomía no im­plica ningún trastorno a corto ni a mediano plazo.
—¿En qué momento, después de aplicado este proceder, es posible reanudar las relaciones sexuales sin riesgo de em­barazo?
—En general las relaciones sexuales se pueden reanudar a los cuatro o cinco días después de la cirugía, pero deben ser protegidas (condón u otro método anticonceptivo) hasta que se le realice un estudio mi­croscópico del semen a los tres o cuatro meses después de la cirugía, luego de unas 20 eyaculaciones aproximadamente, para demostrar que no existen espermatozoides en el semen.
—Como promedio, ¿qué tiempo me­dia entre la vasectomía y la reincorporación del hombre a su vida laboral y social?
—El hombre puede reanudar sus actividades laborales y sociales a los dos o tres días.
—¿La vasectomía evita la transmisión de infecciones sexuales?
—No. Ello se logra con el empleo del condón y manteniendo relaciones sexuales estables y seguras, la mejor opción.
—¿Es práctica frecuente en Cuba?
—En Cuba y Latinoamérica la aceptación de la vasectomía es baja en general por “machismo”, tabú, poca divulgación y fal­ta de programas que la recomienden en las consultas de planificación familiar. Estas son algunas de las razones fundamentales. Sigue siendo la ligadura tubárica (trompas de la mujer) el método anticonceptivo definitivo más usado en nuestros países. En el Servicio de Urología del hos­pital uni­versitario Comandante Ma­nuel Fajardo se han realizado en los últimos 30 años más de 500 vasectomías con excelentes resultados.

lunes, 23 de marzo de 2015

CINCO ACCIDENTES SEXUALES INCREÍBLES PERO REALES


Fracturas y roturas de pene, desgarros vaginales y anales provocados por diferentes objetos -entre ellos, lacas, desodorantes y otros aerosoles-, miembros "crujidos" por el uso de anillos, infecciones provocadas por la mala utilización de productos de higiene íntima e incluso daños de tipo "compresivo" motivados por el consumo de medicamentos para favorecer la erección. Parecen más propios del cine X o de una comedia americana, pero ocurren en la vida real. Los accidentes sexuales más inusuales se suceden en las diferentes consultas de Urgencias de los hospitales sin dejar de ser motivo de sorpresa para los profesionales sanitarios a los que les toca atenderlas. 

"Cuando hay una práctica sexual muy violenta o se recurre a ciertos juguetes eróticos y objetos -como bombillas e incluso botellas- se produce un vacío y ocurren fisuras anales o vaginales, que en ocasiones dificultan que el material en cuestión pueda ser extraído, lo que podría generar desgarros graves", advierte el psicólogo clínico Miguel Ángel Cueto, Secretario general de la Federación Española de Sociedades de Sexología y director de CEPTECO.

Estas situaciones son más bien "excepcionales", pero según confirma el personal sanitario de Urgencias, en ningún caso son solo "historias ficticias". Y es que, al igual que el mujeriego de Schmidt en la popular serie americana 'New Girl', también hay casos reales de hombres que han acabado con el pene escayolado tras mantener una práctica sexual de riesgo. "En muchos casos la realidad supera a la ficción", afirma un sanitario de Urgencias de Zaragoza que en una ocasión tuvo que asistir a un hombre que acabó en quirófano con una manzana atrapada en el recto. "Hay algún paciente al que la propia manera de introducir el pene en la vagina le ha desencadenado una rotura de pene y tuve casos en los que hubo que operar", relata, por su parte, el doctor Cueto.

El consumo de drogas está ligado a los accidentes "más inusuales"
Los accidentes más "inusuales", aquellos que guardan relación con el uso de objetos de cristal o de gran tamaño, suelen están relacionados -en palabras de este especialista- con situaciones en las que "uno no tiene cierto sentido de la lógica". Así pues, los sexólogos insisten en que de hacerse las cosas "con precaución" y "consenso", no tiene por qué ocurrir ningún accidente sexual en la práctica. "Lo normal es que en estos casos, cuando existe un juego erótico entre dos, sea consensuado, seguro y sensato. No obstante, este tipo de prácticas las trabajamos cuando la persona ha perdido el control, bien por recurrir al alcohol o a algún otro tipo de drogas", explica Cueto.

Esta es una de las cuestiones que más preocupan a los especialistas, pues el consumo de cocaína y otras drogas recreativas provoca una "desinhibición" de la propia conducta, pudiendo infligir un gran daño o asfixias a la otra persona, que en los casos más graves puede conllevar la muerte. 

"Cuando alguien necesita una gran estimulación, tanto para generar violencia como para recibir en relación al orgasmo, lo más habitual en estos casos es que las drogas estén presentes y eso supone un elemento muy negativo porque se desconoce el límite del dolor", subraya este psicólogo clínico que atiende en consulta casos "complicados" en los que hay que "intentar modificar esa conducta" haciendo un análisis funcional del paciente, de sus fantasías y de sus emociones.

Educación sexual para cumplir unos límites
A pesar de todo, este especialista insiste en que "si las personas tienen un cierto cuidado y no se sobrepasan los límites pactados", las prácticas que expone la narrativa del BDSM (bondage, dominación, sumisión y sadomasoquismo) son una manera más de disfrutar sexualmente y para nada constituyen en sí mismas "algo patológico".

"La visión que hay que tener sobre el sexo tiene que ser positiva y debe estar ligada a la educación y la información. Existen patologías graves, pero es posible evitarlas si se cumplen una serie de límites", matiza este experto.

En cualquier caso, la prevención sigue siendo la mejor medida para evitar este tipo de accidentes; y también, aquellos que son más comunes en la práctica, como el contraer enfermedades de transmisión sexual. "Los seres humanos somos polimórficos al demostrar nuestro afecto, pero siempre hay que evitar ese riesgo, sea el VIH y otras ETS, como cualquier tipo de asfixia o daño", puntualiza el doctor Cueto.

Enrique Lamborena es uno de los voluntarios que se encargan de hacer la prueba de VIH a quienes se acercan a la asociación aragonesa Omsida y reconoce que, por desgracia, todavía queda mucho trabajo por hacer en este ámbito. "Aquí constantemente nos viene gente que no tiene intención de emplear el preservativo y se vienen a hacer la prueba porque quieren saber si lo han cogido o no… Tienen una cierta responsabilidad entre comillas, pero no están haciendo lo correcto", afirma.

El accidente más común hoy en día sigue siendo el contagio y, aunque en esta asociación se hable más del virus del VIH, existen diferentes enfermedades de transmisión sexual -como la sífilis o el virus del papiloma- que de no cogerse a tiempo podrían desembocar en patologías más graves. 

¿Son los adolescentes más vulnerables?
Los expertos coinciden en que los jóvenes en la actualidad están más expuestos al contagio, si no se realiza una buena labor preventiva en materia de educación sexual. "Estamos en seis o siete institutos y aunque llevamos un número pequeño de gente hemos detectado que precauciones ponen muy pocas y tampoco se preocupan demasiado por la posibilidad del embarazo", cuenta Lamborena. Por otra parte, la mayoría de ellos desconocen el drama vivido en los 80 y los 90 por los enfermos de sida, de modo que los educadores temen que esa "poca conciencia del riesgo", sumada al conocimiento de que hoy el VIH es una enfermedad que se controla -aunque no se cura-, pueda jugar en contra de muchas personas. "El estigma interno que sufre el enfermo de VIH es el verdadero drama que vive día a día la persona porque aunque la enfermedad esté controlada, hay todo un proceso engorroso -de revisiones, analíticas, pastillas y médicos- que genera al paciente el estrés de tener que contarlo", conciencian desde Omsida.

Para evitar contraer esta y otras enfermedades, educadores, sexólogos y voluntarios de Aragón realizan una ardua labor por llegar a todos los colectivos, intentando vencer entre todos el estigma social asociado y concienciar a la población para que siempre se tomen precauciones. "Lo mejor es vivir la sexualidad de una forma sana y comprender que aunque el sexo es algo natural, lo tienes que practicar siempre con una cierta responsabilidad social", concluye Lamborena.

jueves, 12 de marzo de 2015

LA EMPECINADA GRIETA SEXUAL DEL INFORME PISA


Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que 222 millones de mujeres en los países en desarrollo no desean tener hijos ahora, pero carecen de los medios para evitar la concepción. Proporcionarles acceso a la anticoncepción las ayudaría a planificar sus vidas como lo desean, debilitaría la demanda de abortos, reduciría las muertes relacionadas con la maternidad, daría a los niños una mejor situación inicial en sus vidas, y ayudaría a reducir el crecimiento de la población y de las emisiones de gases de efecto invernadero, beneficiándonos así a todos.

¿Quién podría oponerse a una propuesta donde tan obviamente todos ganamos? Los únicos negativistas, podemos sospechar, son aquellos atrapados en una ideología religiosa que buscan imponer a otros sin importar cuáles serán las consecuencias para las mujeres, los niños y el resto del mundo en la actualidad y por los siglos de los siglos.

Una vez más los estudios sobre educación realizados por la OCDE sacan a relucir un dato que se ha venido repitiendo con constancia en los últimos años: la existencia de una grieta entre los sexos en el ámbito educativo.
No supone ninguna novedad. Sabemos desde hace años que el chico tipo está un año y medio por detrás de la chica tipo en lo que se refiere a leer y escribir; está menos comprometido en el colegio; su comportamiento es peor y es más improbable que acabe realizando estudios universitarios. Los chicos presentan tasas de fracaso escolar más elevadas que las chicas en todos los tramos educativos, especialmente si nos referimos a centros públicos. Todo parece indicar que el actual sistema de educación pública mixta se ha convertido en el lugar más contraproducente de la tierra para los chicos.
En relación con las niñas también es sobradamente conocido que su autoestima baja considerablemente en la adolescencia y que siguen por detrás de los varones en las materias relativas a matemáticas, tecnología, informática y ciencias. Las denominadas en inglés STEM (Science, Tecnologies, Engineering and Maths). En España, actualmente, el número de chicos titulados en estas materias duplica al de mujeres. Como muestran los datos del Instituto Nacional de Estadística, la opción científico-técnica es la más elegida por los hombres y la de ciencias sociales por las mujeres. En la Universidad Carlos III en el curso 2013/14, las alumnas de nuevo ingreso suponían un 22,50% en la Escuela Politécnica, mientras que en algunos Grados de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas representaban un 50% o un 60%.
Estos datos son sobradamente conocidos desde hace tiempo y confirmados a diario por los profesionales de la educación. Sin embargo, como ya señaló en 2011 el Consejo Escolar del Estado, es sorprendente que este problema, de dominio público, no haya producido alarma social ni reacción alguna en la comunidad educativa.
Los niños y niñas que han ido a colegios diferenciados tienden a inclinarse por estudios que tradicionalmente han pertenecido al sexo opuesto

En esta ocasión, la novedad del informe sobre igualdad de género en la educación de la OCDE radica en que por vez primera alude a la educación diferenciada (single-sex education) como posible herramienta para solucionar los estereotipos sexuales que aún existen en las escuelas. En concreto afirma que: “Las chicas en colegios separados por sexo obtienen mejores resultados en matemáticas y son más proclives a asumir riesgos en sus tareas escolares”.
Y es que son muchas las investigaciones rigurosas y objetivas que señalan que los niños y niñas que han ido a colegios diferenciados tienden en mayor medida a inclinarse por estudios y asignaturas que tradicionalmente han pertenecido al sexo opuesto y se hallan menos influenciados por los roles típicos tradicionales. Los chicos de centros diferenciados que se interesan por materias como arte, música o teatro son el doble comparados con los que atienden a centros mixtos, mientras que las niñas en los centros de educación diferenciada se muestran más positivas sobre sus propias habilidades y el control sobre su vida, además de tener expectativas más elevadas sobre su futuro.
En esta línea, la investigación desarrollada en la Universidad de California (UCLA) por  la Dra. Sax y sus colegas en el 2009, muestra cómo en matemáticas el 47% de las niñas de colegios diferenciados se sienten bien preparadas para acceder en la universidad a carreras relacionadas con matemáticas y ciencias en general, comparadas con el 36,6% de las chicas de colegios mixtos. Las chicas de colegios diferenciados consideran tres veces más la posibilidad de hacer una carrera de ingeniería que sus homólogas de colegios mixtos. Esto es un 4,4% frente a un 1,4%. Una diferencia similar existe en cuanto a sus habilidades informáticas, con un 35,8% en las niñas de colegios diferenciados frente a un 25,9% en las de colegios mixtos. Y desde el punto de vista intelectual, el 60% de las niñas de colegios femeninos muestran una clara confianza en sí mismas con elevadas expectativas, comparado con el 54% de las niñas de colegios mixtos.
Por su parte, el British Educational Research Journal establece que el 80% de las chicas tienen mayor autoestima y expectativas más altas en clases exclusivamente femeninas y el 65% considera que progresa más en matemáticas.
La feminista y pedagoga de la Universidad de Kiel Lore Hoffmann reconoce que, con la atención a las especificidades femeninas en las escuelas, se consigue que las chicas se interesen mucho más por las “típicas asignaturas de chicos, como la Informática, Química o Matemáticas, al estar orientadas según sus necesidades”. También Cussó, en su trabajo sobre Tecnología y género, propone clases separadas por sexos como práctica favorecedora del acceso de las chicas a las carreras técnicas.

Una vez más los estudios sobre educación realizados por la OCDE sacan a relucir un dato que se ha venido repitiendo con constancia en los últimos años: la existencia de una grieta entre los sexos en el ámbito educativo.
No supone ninguna novedad. Sabemos desde hace años que el chico tipo está un año y medio por detrás de la chica tipo en lo que se refiere a leer y escribir; está menos comprometido en el colegio; su comportamiento es peor y es más improbable que acabe realizando estudios universitarios. Los chicos presentan tasas de fracaso escolar más elevadas que las chicas en todos los tramos educativos, especialmente si nos referimos a centros públicos. Todo parece indicar que el actual sistema de educación pública mixta se ha convertido en el lugar más contraproducente de la tierra para los chicos.
En relación con las niñas también es sobradamente conocido que su autoestima baja considerablemente en la adolescencia y que siguen por detrás de los varones en las materias relativas a matemáticas, tecnología, informática y ciencias. Las denominadas en inglés STEM (Science, Tecnologies, Engineering and Maths). En España, actualmente, el número de chicos titulados en estas materias duplica al de mujeres. Como muestran los datos del Instituto Nacional de Estadística, la opción científico-técnica es la más elegida por los hombres y la de ciencias sociales por las mujeres. En la Universidad Carlos III en el curso 2013/14, las alumnas de nuevo ingreso suponían un 22,50% en la Escuela Politécnica, mientras que en algunos Grados de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas representaban un 50% o un 60%.
Estos datos son sobradamente conocidos desde hace tiempo y confirmados a diario por los profesionales de la educación. Sin embargo, como ya señaló en 2011 el Consejo Escolar del Estado, es sorprendente que este problema, de dominio público, no haya producido alarma social ni reacción alguna en la comunidad educativa.
Los niños y niñas que han ido a colegios diferenciados tienden a inclinarse por estudios que tradicionalmente han pertenecido al sexo opuesto

En esta ocasión, la novedad del informe sobre igualdad de género en la educación de la OCDE radica en que por vez primera alude a la educación diferenciada (single-sex education) como posible herramienta para solucionar los estereotipos sexuales que aún existen en las escuelas. En concreto afirma que: “Las chicas en colegios separados por sexo obtienen mejores resultados en matemáticas y son más proclives a asumir riesgos en sus tareas escolares”.
Y es que son muchas las investigaciones rigurosas y objetivas que señalan que los niños y niñas que han ido a colegios diferenciados tienden en mayor medida a inclinarse por estudios y asignaturas que tradicionalmente han pertenecido al sexo opuesto y se hallan menos influenciados por los roles típicos tradicionales. Los chicos de centros diferenciados que se interesan por materias como arte, música o teatro son el doble comparados con los que atienden a centros mixtos, mientras que las niñas en los centros de educación diferenciada se muestran más positivas sobre sus propias habilidades y el control sobre su vida, además de tener expectativas más elevadas sobre su futuro.
En esta línea, la investigación desarrollada en la Universidad de California (UCLA) por  la Dra. Sax y sus colegas en el 2009, muestra cómo en matemáticas el 47% de las niñas de colegios diferenciados se sienten bien preparadas para acceder en la universidad a carreras relacionadas con matemáticas y ciencias en general, comparadas con el 36,6% de las chicas de colegios mixtos. Las chicas de colegios diferenciados consideran tres veces más la posibilidad de hacer una carrera de ingeniería que sus homólogas de colegios mixtos. Esto es un 4,4% frente a un 1,4%. Una diferencia similar existe en cuanto a sus habilidades informáticas, con un 35,8% en las niñas de colegios diferenciados frente a un 25,9% en las de colegios mixtos. Y desde el punto de vista intelectual, el 60% de las niñas de colegios femeninos muestran una clara confianza en sí mismas con elevadas expectativas, comparado con el 54% de las niñas de colegios mixtos.
Por su parte, el British Educational Research Journal establece que el 80% de las chicas tienen mayor autoestima y expectativas más altas en clases exclusivamente femeninas y el 65% considera que progresa más en matemáticas.
La feminista y pedagoga de la Universidad de Kiel Lore Hoffmann reconoce que, con la atención a las especificidades femeninas en las escuelas, se consigue que las chicas se interesen mucho más por las “típicas asignaturas de chicos, como la Informática, Química o Matemáticas, al estar orientadas según sus necesidades”. También Cussó, en su trabajo sobre Tecnología y género, propone clases separadas por sexos como práctica favorecedora del acceso de las chicas a las carreras técnicas.
*María Calvo Charro es presidenta en España de la European Association Single Sex Education y profesora de Derecho Administrativo en la Universidad Carlos III.

Leer más:  La empecinada grieta sexual del informe PISA. Blogs de Tribuna  http://bit.ly/1GIFavO

TALLER DE RELAJACIÓN POR AUTOPLACER


Después de la Tertulia sobre Autoerotismo viene el Taller Relajación Por Autoplacer

Sonia nos lo explica de esta forma "Cada vez son más conocidos los beneficios que tiene la meditación y la relajación para nuestra salud. En este caso, a través de una técnica guiada, nos centramos en las sensaciones de placer de nuestro cuerpo para alcanzar ese estado de relajación y bienestar que nos da la meditación. Se trata de conocer poco a poco nuestro cuerpo y sus sensaciones y aprender a analizar nuestras actitudes para ser capaces de conquistar el placer que hará nuestra vida más satisfactoria"


Sonia Encinas es Máster en Sexología y Género por la Fundación SEXPOL y la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, periodista, redactora y fundadora de Feel your Fit studio. 

Este Taller se realizará en la sede de la Fundación SEXPOL en Madrid, calle Fuencarral, 18, 3ª. Puedes solicitar más información en sonia@feelyourfit.com o en nuestra propia Secretaría info@sexpol.net y 915 222 510.

miércoles, 11 de marzo de 2015

TERTULIA: ¿ME ENTRETENGO SOLITA? MASTURBACIÓN FEMENINA

Os invitamos a la próxima tertulia en la Fundación SEXPOL, centrada en el autoerotismo femenino, el placer, masturbación..

Sonia Encinas es Periodista por la Universidad Rey Juan Carlos y Máster en Sexología y Género por la Fundación SEXPOL y la URJC.  

Según ella misma explica "Comunicar es la base de todo y saber hacerlo bien también es salud. Mi tarea es cuidar aquello que influye tanto en nuestro bienestar: una buena comunicación y una buena sexualidad (ambas intrínsecamente relacionadas)"


martes, 10 de marzo de 2015

una tarde con Pilar Aguilar





Las ficciones audiovisuales que mayoritariamente vemos nos trasmiten ideologías,  imaginarios, mapas afectivos y sentimentales reaccionarios, patriarcales y machistas. 

Para desmontar la falacia de ese supuesto "mundo natural" que la estructura dominante intenta imponernos, hay que irracionalizarlo. Es lo que pretendo con el análisis: hacer visible lo invisible.


Actualmente Pilar es docente de nuestro curso de Máster en Sexología y Género, donde trabaja contenidos audiovisuales desde una perspectiva de género.  


Entre sus obras cabe destacar:

-Manual del espectador inteligente.

-Mujer,  amor y sexo en el cine español de los 90.

-¿Somos todas de cine? Prácticas de análisis fílmico.

Algunos de sus últimos análisis:

 -“El cine, una mirada cómplice en la violencia contra las mujeres".

 -“La representación de las mujeres en las películas españolas: un análisis de contenido".

Puedes saber más de ella en su propio Blog
http://pilaraguilarcine.blogspot.com.es/

lunes, 9 de marzo de 2015

EMPODERAR A LAS MUJERES ES FUNDAMENTAL PARA PONER FIN A LA EPIDEMIA DE SIDA


Mensaje de Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA, en el Día Internacional de la Mujer
GINEBRA, 8 de marzo de 2015— Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, líderes mundiales y representantes de la sociedad civil se reúnen en Nueva York para participar en el 59.º período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. Allí, examinarán los avances realizados desde la adopción hace 20 años de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, que fijó objetivos ambiciosos destinados a mejorar la vida de las mujeres en todo el mundo. La Plataforma de Acción planteó que las mujeres y las niñas puedan ejercer su libertad y gocen de sus derechos a una vida sin violencia, ir a la escuela, tomar decisiones y tener acceso sin restricciones a una atención sanitaria de calidad, en particular a los servicios de salud sexual y reproductiva.
La respuesta al VIH ha logrado grandes avances durante los últimos 20 años, y las nuevas infecciones por el VIH y las muertes relacionadas con el sida siguen disminuyendo. Sin embargo, ese éxito no ha sido compartido por igual en la reducción de las nuevas infecciones.
En 2013, el 64% de las nuevas infecciones entre adolescentes de todo el mundo afectaron a las chicas. En el África subsahariana, las jóvenes de 15 a 24 años tienen casi el doble de probabilidades de infectarse con el VIH que los varones de la misma edad. Las desigualdades de género, la pobreza, las prácticas culturales nocivas y las relaciones de poder desiguales agravan la vulnerabilidad de las mujeres frente al VIH. No obstante, un compromiso y una acción concertada a escala mundial pueden revertir esa situación.
Hace veinte años, los líderes mundiales reconocieron que la desigualdad por razón de sexo es un obstáculo importante para que las mujeres alcancen el nivel más alto posible de salud y que las mujeres no tenían las mismas oportunidades para proteger su salud y su bienestar. La Declaración y Plataforma de Acción de Beijing reconoció como algo fundamental que los derechos humanos de las mujeres incluyen su derecho a asumir el control de los asuntos relacionados con su sexualidad, en particular la salud sexual y reproductiva, sin coerción, discriminación ni violencia. Debería ser motivo de preocupación para todos que, 20 años después, el informe del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Aplicación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing subraye el progreso inaceptablemente lento en muchos ámbitos, entre ellos la persistente negación de la salud y los derechos sexuales y reproductivos.
Los principios básicos de la Declaración de Beijing son también elementos centrales del compromiso de ONUSIDA para poner fin a la epidemia de sida. En un momento en que el mundo avanza hacia un acuerdo en torno a los objetivos mundiales de desarrollo sostenible, tenemos que reafirmar el compromiso de no dejar a nadie atrás.
Entre los objetivos de la estrategia de Respuesta Rápida, ONUSIDA se ha propuesto reducir las infecciones por el VIH hasta menos de medio millón al año para el 2020. Para alcanzar ese ambicioso objetivo tenemos que reducir las nuevas infecciones entre las mujeres y las niñas en al menos un 75 % en los cinco años venideros. Igualmente importantes son los objetivos de tratamiento de 90-90-90, en un momento en que el sida es la principal causa de muerte a escala mundial entre las mujeres en edad reproductiva y entre las adolescentes de África. Esos objetivos son que el 90 % de las personas que viven con el VIH conozca su estado serológico, que el 90 % de quienes conocen su estado serológico positivo reciba un tratamiento y suprimir la carga viral del 90 % de las personas en tratamiento, de forma que su sistema inmunitario se mantenga fuerte y no puedan transmitir el VIH.
Para poner fin a la epidemia de sida para el 2030, será fundamental fomentar la autonomía de las mujeres y las niñas para que puedan protegerse frente al VIH, tomar decisiones sobre su propia salud y vivir sin violencia, en particular sin la violencia relacionada con su estado serológico respecto al VIH. 
ONUSIDA
El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) lidera e inspira al mundo para conseguir su visión compartida de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida. El ONUSIDA reúne los esfuerzos de 11 organizaciones de las Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, ONU Mujeres, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial) y trabaja en estrecha colaboración con asociados globales y nacionales para maximizar los resultados de la respuesta al sida. Acceda a más información en unaids.org y conecte con nosotros a través de Facebook y Twitter.

lunes, 2 de marzo de 2015

LA INSEGURIDAD EN EL HOMBRE



El arraigo de una cultura machista, el físico ideal varonil que bombardean los medios de comunicación, los sueños que vende la industria pornográfica y las expectativas que la sociedad tiene del típico hombre son algunos de los factores que laceran la seguridad y la autoestima del llamado sexo fuerte.

Aunque las inseguridades de un hombre pueden variar según su edad, su carácter individual,  el momento histórico que vive y la cultura del país donde reside, “la autoestima de los hombres está más relacionada con otras cosas como ser exitoso en términos profesionales y económicos, el poder para sostener a la familia”, explica el psicólogo clínico Alfonso Martínez Taboas.

“Culturalmente se ha asociado al hombre exitoso con aquel que tiene a su familia contenta y es proveedor”, explica quien fue el pasado presidente de la Asociación de Psicología de Puerto Rico.

“Una diferencia clave entre la autoestima de los hombres y las mujeres es que estas últimas, por su socialización, apuestan más a su autoestima en relación con su cuerpo, según los estándares culturales del momento. Esto explica por qué los trastornos alimentarios como la bulimia y la anorexia nerviosa, y las operaciones estéticas son muchos más comunes en ellas”, destaca el también catedrático de la Universidad Carlos Albizu.

Sin embargo, esto no significa que los hombres estén libres de sufrir la presión de estar en forma según los estándares sociales. En el capítulo VI de su libro “Masculinidades subordinadas” (2010), el doctor José Toro Alfonso hace referencia a un estudio que indica que la insatisfacción corporal de los hombres ha aumentado dramáticamente durante las últimas tres décadas, razón que explica un incremento en casos de hombres con trastornos alimentarios. 

De hecho, otro estudio que menciona este texto destaca que las distorciones  en la imagen corporal entre los hombres podrían ser más complejas que las que experimentan las mujeres porque, mientras que la mayoría de las féminas lo que quieren es estar más delgadas, los varones anhelan ser más delgados y musculosos a la vez.

El físico y la sexualidad bajo lupa.  El entrenador físico Lorenzo Orozco trabaja  muy de cerca con hombres que buscan definición y masa muscular. “En mi caso, me gusta estar bien físicamente por mi salud y por mi desempeño como atleta y ‘stuntman’, pero esto no tiene que ver nada con mi autoestima. Toda la vida he hecho ejercicios y promuevo la salud. Para mí, una apariencia ideal es estar proporcionado según la estatura. Sin embargo, he visto muchos casos de hombres inseguros porque no están conformes con sus cuerpos, o que tienen cuerpos perfectos y aún así tienen la autoestima baja”, dice el fisicoculturista profesional de 40 años.

La razón detrás de esto podría estar en el estereotipo de hombre ideal que han vendido los medios de comunicación y la cultura popular, siendo el personaje de Christian Grey de la recién estrenada película Fifty Shades of Grey el modelo a seguir más reciente, según el psicólogo clínico José Pando.

“Con estos estereotipos, el hombre puede sentir que si no mide seis pies con dos pulgadas, si no pesa 180 libras, si no tiene el cuerpo rasurado ni el 'six pack' en el vientre no vale la pena, sobre todo si las mujeres validan este modelo. Es absurdo porque la mayoría de los hombres no es así”, destaca el doctor, que también es educador y terapeuta sexual certificado. La calvicie es otro aspecto que puede aportar a la inseguridad de los hombres, de acuerdo con el experto. 

“Pero de los aspectos del físico”, argumenta Pando, “el tamaño y el funcionamiento de los genitales ha prevalecido como preocupación principal a través de la historia, y hoy día es más punzante. Hemos cambiado el estereotipo a un hombre con un pene de nueve pulgadas y capaz de tener un coito de 30 a 45 minutos de duración, más una eyaculación desbordante. Todo eso es absurdo, es una construcción del mundo porno”. 

Según el educador sexual, el tamaño promedio mundial del pene es de 5.5 pulgadas en estado de erección. Mientras, el coito promedio mundial es de 5.4 minutos y no los 30 o 45 minutos que presentan las películas pornográficas gracias a tácticas de filmación y edición. 

Aunque, el doctor Martínez Taboas expone que “más de una de una tercera parte de los hombres entre los 40 y 50 años de edad tiene algún tipo de disfunción sexual”, al menos de forma ocasional. 

“No tienen una erección fuerte o tienen una eyaculación prematura, y muchos hombres no saben cómo manejar la situación, se sienten abochornados de su sexualidad, tratan de evitar a las mujeres en el marco íntimo, las celan muchísimo, o incluso pueden desarrollar depresión y trastornos de ansiedad, particularmente si son hombres que han comprado la ideología del machismo”.

¿Cuán importante es la sexualidad para los hombres entrevistados?

 “La sexualidad es muy importante, pero no significa que tienes que tener el mejor cuerpo para tener seguridad en el sexo, sino tener buena química con tu pareja, comunicarte bien con ella y admirarla”, opina Orozco. 

Por su parte, Félix Zayas, de 66 años, manifiesta su punto. “La sexualidad es, ha sido y será un factor importante en mi seguridad como hombre. Un hombre inseguro de su sexualidad será inseguro en todos los aspectos de su vida”, establece el delineante jubilado.  

El doctor Pando analiza que es necesario cambiar los criterios que la sociedad y los medios de comunicación y entretenimiento han impuesto, o que los mismos hombres se han autoimpuesto y los cuales muchas mujeres reafirman. 

De esta forma se prevendrán las depresiones e inhibiciones de los hombres en su vida sexual o casos extremos, como los que él ha atendido, en los que un hombre heterosexual inseguro justifica que tiene una pareja gay porque no se siente rechazado por ella. "Y ser gay no tiene que tiene que ver con eso", destaca el terapeuta sexual certificado.

 estabilidad económica y profesional.Además de las inseguridades de índole sexual, los hombres podrían sentirse menos valiosos cuando no tienen la profesión o el poder adquisitivo anhelados. 

Yamil Pérez, maestro de ciencias en San Sebastián, habla al respecto. “El éxito profesional y económico le da un empuje a tu seguridad pero no lo es todo. Aún así, el aspecto laboral también causa un poco de inseguridad. La situación económica del País es cada vez más precaria. Pero soy de los que piensa que desde mi profesión puedo poner mi grano de arena e inculcarle buenos valores a la juventud a nuestra juventud y sentir empatía por todos los habitantes de nuestra Isla para que este panorama cambie”, expresa el hombre de 36 años, quien asegura que no se sentiría inseguro si su pareja fuera la proveedora principal de su hogar. 

Sin embargo, a través de su práctica el doctor Martínez Taboas ha comprobado que este panorama podría ser amenazante para la mayoría de los hombres. 

“Todavía hay muchas mujeres que piensan que es necesario que su compañero sea, como mínimo, un proveedor en la casa. Pero esto está cambiando vertiginosamente porque las mujeres están estudiando mucho más que los hombres en muchas profesiones y, por lo tanto, van a tener más oportunidades de buenos empleos y mejores salarios”, sostiene el catedrático, que apuesta a una educación con base en la equidad de género y a la erradicación del fomento de una cultura machista, que suele tener inicio en la crianza de los hijos. 

Pasar por procesos de autorreflexión, leer libros de autoayuda, educarse sobre el tema de la sexualidad con una base científica y buscar ayuda individual o de pareja (en caso de que la inseguridad sea ocasionada por algún aspecto de la sexualidad) son algunas de las opciones recomendadas por los psicólogos entrevistados para darle un empuje a la autoestima masculina. 

“Pero  hay que hacer hincapié en que no hay tal cosa como ser masculino. Las masculinidades hay que hablarlas en plural. Hay muchos tipos de masculinidades", puntualiza Martínez Taboas.